Misión – Visión – Carisma

+ MISIÓN: Los Misioneros Veteros de “Nuestra Señora de la Alegría constituyen una Iglesia-Comunidad, Madre, organizada en Bogotá, D.C.-Colombia cuya misión es vivir los principios cristianos bíblicos, especialmente en los Evangelios, los Hechos de los Apóstoles, la Tradición Cristiana, las Cartas de San Pedro, San Pablo, las Enseñanzas de los Santos Padres; desarrollando una vida espiritual “Cristológica”que ponga en práctica el servicio, la ayuda, el ejemplo y todas las demás virtudes que exige el pueblo de Dios. La vida espiritual se manifiesta a través de celebraciones litúrgicas y el ejercicio del servicio por medio de la pastoral social.

+ VISIÓN: La Iglesia cuenta con una organización misional de trabajo continuo, para dicho trabajo contamos con las misiones itinerantes, aprovechando las necesidades de las comunidades que requieren nuestra asistencia pastoral, espiritual y misionera.

De esta organización-base misional- surgen las conversiones transformándose en comunidades consolidadas. Gracias a la participación masiva a nuestras misiones, hacen del  trabajo misionero una gigantesca obra de predicación de la palabra, encuentros y celebraciones litúrgicas, entre otras. Este quehacer está manifiesto en la labor pastoral del Jerarca y las orientaciones propias para la comunidad clerical.

Es voluntad de los jerarcas de la Iglesia Misioneros Veteros de Nuestra Señora de la Alegría, que la Santa Madre Iglesia Católica Apostólica Romana, nos deje caminar plenamente con ella por el camino de Emaús, y conjuntamente admirarnos al descubrir a Cristo Jesús en la Eucaristía, la cual sostenemos como un bien común de la Iglesia de Cristo.

+ CARISMA: 

Los viejos católicos estuvieron activamente interesados por la unidad de los cristianos desde sus orígenes, especialmente con los anglicanos y los ortodoxos. En el Acuerdo de Bonn de 1931, los anglicanos y los viejos católicos acordaron la intercomunión, sin obligar a la mutua aceptación de todas las posiciones doctrinales y de todas las prácticas litúrgicas o devocionales:

  1. Consideramos que partimos el mismo pan y compartimos el mismo vino, transubstanciado, transmutado,. Por lo tanto, reconocemos mutuamente que estamos en comunión con Cristo.
  2. Estamos unidos por las lineas de Sucesión Apostólica, y como los apóstoles de Emaús, caminamos uno al lado del otro, unidos en la contemplación, de la Eucaristía, como manifestación de Nuestro Señor.
  3. Cual la Iglesia es el principio, reconocemos las diferentes partes del cuerpo místico del Señor, asín como los apóstoles fundaron distintas manifestaciones del mismo cuerpo (iglesias-comunidades, fundadas por los apóstoles con diversos ritos, usos y costumbres). Creemos sinceramente que cada parte del cuerpo de Cristo es necesaria, y por ende, es necesario que una no niegue la otra.
  4. Tenemos nuestro propio misal, la oración de San Francisco por la Paz, que es un resumen total del misionero evangelizador y en el canon recitamos obligatoriamente el Magnificat, después del Padre Nuestro, el saludo de la paz se expresa después de la reflexión catequetica (Homilia-Predicación).

+ ESTILO DE VIDA:

La opción preferencial de seguir a Jesús Buen pastor y consagrar la vida al servicio de los más pobres y necesitados, los últimos y abandonados, excluidos y maltratados, etc.; es una decisión libre, consciente y voluntaria. De esta manera todo candidato tiene la posibilidad y el tiempo prudente de discernimiento para elegir el estilo de vida cómo servir a Jesús:

  • Célibe Soltero: Vida Diocesana: Es el Don de la solteria y la elección de vivir solo; dedicados a una parroquia, misión pastoral , dedicación a una misión concreta y un trabajo pastoral en bien de los demás. y todo lo que ello implica (Mt 19, 12/1 Cor 7,7/1 Cor 6,9/ 1 Tes 4,7).

  • Célibe en Comunidad: Vida Consagrada: Es la Gracia de vivir como las primeras comunidades cristianas, elección de compartir la vida en compañía de otros hermanos, se comparte la vida y las tareas diaras, dedicados a parroquias, misiones pastorales y todo lo que ello implica (Lc 10,1ss/Mt10,5/Mt 6,7/Hchos 2, 42-47/Hch 4,32ss).

  • Célibe casado: Vida Matrimonial: Es el Don, la Gracia y el Ministerio del Sacerdocio Levitico, la  Experiencia Propia de los Apóstoles, dedicados al trabajo parroquial a las misiones pastorales y el trabajo pastoral implica el ministerio en bien de los demás (1 Tim 3,1-13/Ti 1,5-9).